Wednesday, October 20, 2010

soledad mi nueva amiga


Desde que ya no estas, no he hecho mas que estar con ella, desde que despierto por la mañana, se pone delante mía y me recuerda que es lo que hay, otro día sin ti, casi nada...

Empiezo a moverme, el frío me para, la cama me llama, está a punto de convencerme y tiene dos grandes razones... que afuera hace frío y sobre todo, que a lo mejor dormido no me acuerdo de nada.

No me fío por que ya he soñado contigo, que seguías aquí conmigo, que nuestras vidas no habían cambiando, que nunca te habías ido, que hasta en sueños estaba contigo...

En el café de la mañana soledad me acompaña y me enseña con el dedo todas esas cosas que te gustaban, tus tostadas, tu miel, lo bien que todo te quedaba, tu sonrisa picara cuando lo termiabas, tu forma de ser...

Tras el primer sorbo soledad me inundaba de tus fotos con esa sonrisa de mañana, con ese pijama que increíblemente te hacia aun mas dulce, con esa mirada que me daba vida por un día, y la sellaba con un tibio beso.

Otra vez se planta en mi cara, mientras intento esquivar su mirada centrándome en la luz de la ventana, y me llama por mi nombre, y me compara con lo que queda de mi tasa, semi acabada, a dos sorbos de terminar, los restos de lo que fue y que nadie mas quisiera tocar...

Miro la tasa y la muevo, mientras los primeros rayos de sol penetran por la ventana y su calor me calma... el tiempo se ralentiza, me hundo en un charco negro como el café, cierro los ojos y mi soledad se marcha, ya de verdad que no hay nadie, realmente ... no hay nada...

El mas profundo silencio me llama, me susurra: déjate caer, veo el precipicio escavado por mi alma hasta lo mas profundo de mi imaginación, y al fondo con una pala me aguarda mi alma mi soledad y yo.

Me encuentro en el borde entre dejar aquí mi vida o seguirla, mientras el reloj me mete prisa, ninguno de los dos caminos me agrada, mientras soledad regresa y me pregunta que estarás haciendo ahora, y le digo: basta, que qué mas le da, qué mas le da si hoy no salgo por esa puerta, si me quedo en ese rincón pegado al suelo intentando sentirme tan pequeño como la nada, contemplando como el sol ilumina el suelo por la mañana, y las partículas de polvo saludando al pasar... ojala pudiera ser uno de ellos.

Crees que piensa en ti? me dice aun allí de pie con el cuerpo hacia mi con la mirada tranquila e imperturbable, le respondo que no, pero que de todas formas lo sabe, porque mi vida no ha cambiado nada, sigo con la misma rutina, ahora mas sin sentido, ahora mas frío, ahora de memoria y por que si...

Mi habitación tenue y fría me resalta que falta el brillo que le daba tu alegría, y busco entre mis cosas las llaves encontrando solo recuerdos que me hablan de ti, de nuestros episodios, de porqué terminaron allí...

Y mi ropa aun huele a ti y aun posan frente a mi espejo los perfumes que me regalaste, y empiezo de nuevo a perder las ganas de seguir, y mi respiración se para, el aire no entra no tengo ganas, y cierro los ojos y me apoyo contra la pared, mi soledad aparece y me dice te acuerdas? otra vez, claro que me acuerdo de esta pared...

Cuantas veces la apreté contra ella por la mañana, cuanta pasión habrá tenido que aguantar, cuanto tiempo a durado, y porqué se tenia que acabar?..

Un suspiro profundo me levanta, llego tarde otra vez, que mas da, no puede pasarme mas nada, salgo por la puerta sin pensar en nada, con la mente en blanco a afrontar otro día más, con la esperanza de que esto algún día se acaba, y con el miedo de que esto es lo de todas las mañanas..
de aquí, desde que te fuiste, hasta... la nada

3 comments:

  1. x(

    Qué triste...

    "He salido a la calle abrazado a la tristeza:
    vi lo que no mira nadie y me dio vergüenza y pena.

    Soledad que te pegas a mi alma
    en la dulce soledad de este campo de otoño.
    No hay momentos de sosiego.
    Rebeldía pura de amores sin amores.
    Ilusiones puras y puros conformismos
    intentando levantar el espíritu nostálgico
    de querer estar contigo y nunca estarlo.

    Los llantos desconsolados que estrangulan las gargantas;
    los ancianos encorvados: parece que la tierra les llama.

    Volverás de vez en cuando a estas tierras agrietadas
    y verás de nuevo a quien te ama borracho;
    borracho de amores y libertades.
    Y también de vinos por olvidarte. Borracho...

    Me da pena que se admire el valor en la batalla;
    menos mal que con los rifles no se matan las palabras.

    Y si surgen saludos y palabras
    tal vez notes la dureza de mi estilo
    queriendo no herirte en nada,
    y en mi soledad sólo herirme yo mismo.

    La justicia está arrestada por orden de la avaricia;
    el dinero que te salva es el mismo que te asesina.

    Y verás sin duda el resurgir poderoso del guerrero
    sin miedo a leyes ni a nostalgias
    y lo verás caer una y mil veces y levantarse de nuevo,
    con la pura bandera de su raza.

    Soledad de amores triste y pura,
    soledad de amores y locura.

    No me des más esperanzas: sé que todo son mentiras;
    sacos llenos de agujeros para guardar alegrías.

    Y verás sin duda el resurgir poderoso del guerrero
    sin miedo a leyes ni a nostalgias
    y lo verás caer una y mil veces y levantarse de nuevo,
    con la pura bandera de su raza.

    Me da pena que se admire el valor en la batalla;
    menos mal que con los rifles no se matan las palabras.

    Soledad de amores triste y pura,
    soledad de amores y locura."

    ReplyDelete
  2. This comment has been removed by the author.

    ReplyDelete