Friday, May 14, 2010

en 1921 albert Einstein

Nos recordaba que el ser humano es también una parte del todo que llamamos universo.
Una parte que se encuentra limitada a un tiempo y un espacio determinado, es decir, que nacemos en un momento determinado y morimos en otro, lo que ocurre en medio es a lo que llamamos vida, y que nacemos en un lugar preciso lo que determinará lo que será nuestra historia personal.
Dice que el hombre se experimenta a si mismo, a sus pensamientos y a sus sentimientos, como si él fuera algo separado del resto del mundo, separado de los demás...
es como si su consciencia le hubiera hecho la jugarreta de crear una ilusión óptica de si mismo y viviera inmersa en ella.. Esa ilusión al final se acaba convirtiendo en algo así como una prisión, ya que nos restringe a la hora de entender el mundo que nos rodea y desenvolvernos en el.
Nos limita a que vivamos solo unos pocos deseos personales que en gran medida dependen del entorno y la época en que nacimos, olvidando que podemos dar cabida en nuestra mente a muchas otras posibilidades.
Esa ilusión también confina nuestro amor a unas pocas personas de nuestro entorno por las que sentimos afecto, como si el resto del mundo no existiera..

por eso albert Einstein nos decía que el ser humano debería ampliar su circulo de compasión y afecto hasta abarcar a todas las criaturas vivas y por ende a la naturaleza en su esplendor.

1 comment: